Historia del Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores (1/2)

El Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo, es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero mundial.

Es una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago. Estos sindicalistas fueron ejecutados en Estados Unidos por su participación en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886.

Hagamos un poco de historia. En 1840, EEUU reconoció legalmente la jornada de 10 horas para los empleados del Gobierno y también para los obreros que trabajaban en construcciones navales y en los arsenales. El resto de trabajadores tenía jornadas laborales medias de 14 horas seis días a la semana. En 1842, dos Estados, Massachusetts y Connecticut, adoptaron leyes que prohibían hacer trabajar a los niños más de 10 horas por día. Los trabajadores empiezan a organizarse, aunque sin éxito, para pedir limitaciones horarias de su jornada laboral.

Pero la agitación obrera continuó. Desde Europa llegaban noticias alentadoras. Cediendo a la presión sindical, el Gobierno inglés promulgó una ley (1844) que redujo a 7 horas diarias el trabajo de los niños menores de 13 años, y limitó a 12 horas el de las mujeres. Pronto esperaban lograr la jornada de 10 horas para los adultos, hombres y mujeres. En ese ambiente se reunió el primer Congreso Sindical Nacional de los Estados Unidos, el 12 de octubre de 1845, en Nueva York. Se tomaron medidas concretas para coordinar la lucha de los diferentes gremios y la que se llevaba a cabo en distintas ciudades mediante huelgas, pero también fracasaron.

Sin desanimarse, los esfuerzos de la clase obrera norteamericana continuaron y lograron modificar la actitud del Gobierno, pero no la de los empresarios privados. En 1868 se dictó la Ley Ingersoll, que establecía la jornada de 8 horas para los empleados de las oficinas federales y para quienes trabajaban en obras públicas. Los obreros industriales, entre tanto, seguían sometidos a una jornada de 11 y 12 horas diarias.

En 1873, las cosas empeoraron repentinamente para los trabajadores. La crisis que se veía venir llegó finalmente, arrojando al paro a centenares de miles de obreros. En junio de 1877, los dueños de los ferrocarriles comunicaron a los trabajadores que sus salarios se reducirian en un 10%, porque las empresas “estaban perdiendo dinero” debido a la crisis. Esta fue la gota que colmó el vaso. Desde 1873, el salario de los trabajadores había disminuido en un 25% para salvar las ganancias de los propietarios. La huelga estalló en Pittsburgh y en menos de 2 semanas se había extendido a 17 Estados. Era el movimiento más vasto que hasta entonces enfrentara el gran capital norteamericano.

Los magnates ferroviarios consiguieron que el Gobierno movilizara al Ejército contra los huelguistas. La lucha de clases se hizo tan violenta que la burguesía organizó grupos civiles armados para proteger sus riquezas. Pese a la ofensiva en su contra, el movimiento obrero norteamericano siguió fortaleciéndose.

Ir a la segunda parte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NOTICIAS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Historia del Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores (1/2)

  1. Pingback: Historia del Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores (2/2) | CC.OO. UNISONO Vigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s